Hace unos días leyendo sobre paternidad en diversas fuentes como The Parenting Junkie, me detuve a reflexionar sobre aquellas cosas que como papás les decimos a nuestros hijos, principalmente a las niñas, siempre con las mejores intenciones pero que muchas veces no son comprendidas por ellos como nosotros quisiéramos, es por ello que hoy comparto con ustedes 10 de tantas cosas que es conveniente dejar de decirles a nuestras niñas.

1. ¡QUÉ BONITO VESTIDO!

Qué bonito pelo, ojos, zapatos… Al darles regularmente comentarios sobre su apariencia, les estamos dando el mensaje de que vales por tu apariencia física.

Mejor: “¿A qué estás jugando?” “¡Se ve que te gusta dibujar!”

2. ¡CUIDADO!

Tanto a niñas como a niños, les quitamos poder si constantemente les decimos que “es peligroso”. SI los vemos como incapaces, ellos lo entenderán así.
Dentro de lo razonable, déjalos tratar un poco más allá (te vas a sorprender).

Mejor: “¿Quieres ayudarme a cortar limones? Despacio y con atención. Vamos, ¡tú puedes!”

3. ¡SÉ BUENA!

Se les pide a las niñas, más que a los niños, que presten sus cosas, que no entren en conflicto, que cedan, para ser “buenas”.

Mejor: “Mmm… parece que las dos quieren el mismo juguete: ¿cómo lo resolvemos?”

4. DAME UN BESO Y TE DOY…

… tu regalo! O bien, “¡Dale un beso a tu tío Fulanito!” No queremos que una muestra de afecto sea ofrecida como transacción o por coerción, y hacerla sentir culpable por no hacerlo.

Mejor: “¿Me das un beso?” Y si no quiere, no forzarla.

5. ¡TE VAS A ENSUCIAR!

Las niñas también necesitan explorar su mundo con toda libertad, y a veces lo más divertido es el agua, la tierra, trepar, saltar, correr. Mejor no le pongas ese vestido de encaje francés cuando vayan al parque.

Mejor: “¡No importa que te ensucies!”

6. ESTÁS TRISTE / ABURRIDA / ENOJADA… ¿QUIERES UN HELADO?

Para nadie es sano conectar la comida como solución a los problemas emocionales, pero las niñas son especialmente susceptibles a tener problemas con la comida más adelante.

Mejor: “Estás triste… ¿quieres que platiquemos?

7. ¡ESTOY GORDA!

La manera en que tú veas tu cuerpo y tu cuidado personal tendrá una gran influencia sobre tu pequeña hija. Ama y agradece a tu cuerpo. No tienes que fingir o mentir, piensa cuánto te ayuda. También, fíjate en tus comentarios con respecto a la comida (“Esto engorda”).

Mejor: “¡Qué fortuna tener brazos y piernas fuertes, y estar lista para empezar!”

8. YA PASÓ, NO LLORES, NO DUELE / YA QUITA ESA CARA

No minimizarlas ni negar lo que solo ellas o ellos sienten; lo mismo con el enojo y cualquier emoción “negativa”. Los niños no tienen el control que los adultos (deberían) tienen.

Mejor: “Sí, ya veo que te duele…”; “ya veo que estás enojada…”

9. ¡ASÍ NUNCA TE VAS A CASAR!

Hacer del matrimonio la meta última, nunca le ayudó a nadie.

Mejor: “Todos ayudamos en nuestra casa.”

10. ¡LAS NIÑAS BONITAS NO DICEN MALAS PALABRAS!

Mensaje: si no te comportas como queremos, eres fea; tu apariencia y tu comportamiento determinan si eres aceptada.

Mejor: “En nuestra familia no hablamos así.”

Procuramos ser objetivos y proteger su auto-estima; ni pisotearla y sobre-alabarle.