En la primera parte de esta serie ¿Cómo ser buenos ciudadanos digitales?, hablamos del impacto que tienen las redes en la vida de nuestros hijos, de la edad ideal para permitirles entrar a este mundo y lo que implica. Después del preámbulo, entramos en materia…

¿Qué es la ciudadanía digital?

Ser un buen ciudadano digital implica tener las capacidades para utilizar la tecnología y los medios digitales de forma segura, responsable y sabia.

¿Cómo aprender a ser ciudadanos digitales?

Primero que nada, los chicos deben demostrar que han desarrollado las cualidades y valores básicos de convivencia humana, independientes del uso de las pantallas:
  • Respeto
  • Empatía
  • Prudencia
  • Auto-control
Las cualidades básicas para ser un ciudadano digital responsable:

  • Respeto
  • Empatía
  • Prudencia
  • Auto-control
Esto tiene que ver con todo lo que ocurre en el ciberespacio: la manera en que nos presentamos, la información que compartimos sobre nuestra identidad, el tipo de contactos que tenemos, etc. El respeto, la empatía, la prudencia… el auto-control… no podría yo escoger una de estas cualidades como la más importante. Todo esto es la base sobre la que las experiencias y el aprendizaje del mundo digital tienen que cimentarse.
Hay algo que debes saber: todo lo que haces en la web, se queda en la web… para siempre.

Eso se llama rastro digital. Siempre queda un rastro de lo que tú posteaste y de lo que otros han posteado sobre ti. Y el que sabe buscar, encuentra. La red tiene una serie de interconexiones que te dejarán fascinad@… o helado, al darte cuenta de que todo se sabe, y se entera la gente que menos te imaginabas.

Caso real 1

Hay chicos que han hecho una tontería en la adolescencia y la postearon, y que más tarde esto les arruinó la vida. Como por ejemplo, no ser admitidos en la universidad o en un trabajo. Los reclutadores saben perfectamente investigarte por tus perfiles en redes sociales. Usa la prudencia.

Caso real 2

De la niña que por poner fotos provocativas y reunir comentarios obscenos, luego no entiende porqué su familia extendida la bloqueó, o algunas amigas dejaron de invitarla… Recuerda que lo que posteas le llega a tu gente cercana, y esto genera una imagen de ti que tal vez NO es real, pero tus tíos y abuelos (y la mamá de tu amigo) se quedan con ella, y se quedan profundamente decepcionados. Puedes perder el apoyo y la confianza de tu propia gente, por una tontería de un día. Guarda el respeto hacia ti mism@.

Caso real 3

Los que postean cada cosa que comen… cada lugar al que van… cada pensamiento y estado de ánimo que tienen… no saben que están siendo vigilados! Me refiero a que te vigilan los bots de las redes sociales (tú creías que FaceBook te manda información que te interesa por casualidad…?), pero también como sabemos, muchos delincuentes son localizados porque postean en redes sociales. De igual manera, gente con malas intenciones puede localizarte y hacerte daño. A ti y a tu familia. Así que, prudencia.
De igual manera, le sugiero a los padres que no publiquen fotos “chistosas” de sus hijos chiquitos, que de mayores les puedan avergonzar. Recuerden que TODO se queda en el ciberespacio! Aunque lo quites, no sabes si alguien más ya lo descargó…

Caso real 4

Una persona postea un mal chiste en el que se burla de un grupo étnico, o de los discapacitados, de las mujeres… Más tarde en la vida resulta que quiere tener un cargo político… o es candidato para un premio… o se populariza como artista… y no se la acaba, porque sus adversarios sacarán provecho de todo lo que puedan para echarle tierra. No aplicó en su momento la empatía.

Caso real 5

Leí sobre el caso de un estudiante de medicina que durante la carrera, cayó en la adicción a los videojuegos. Siendo adulto, estudiante universitario, no pudo contra la adicción. Tuvo que dejar de estudiar, y casi se arruinó su vida, pero tomó de nuevo las riendas, recuperó su mente y su cuerpo, y a los casi 30 años regresó a la escuela. Todo por no haber tenido antes el suficiente auto-control.
Por todos estos peligros, es una prioridad en nuestra lista de pendientes enseñar a nuestros chicos a ser buenos ciudadanos del mundo digital. No solo es recomendable: es urgente.
Peroooo… por muy urgente que sea, como siempre, hay una edad!
¿Vas a enseñar a manejar el coche a un niño de 5 años?

Yo creo que no, aunque de mayor sea importante que aprenda a manejar…
Piensa en la tecnología como un coche… pero más peligroso.
Para cada cosa llegará su momento ideal.

Es peligroso porque así como hay maravillas de información y conexión, de igual magnitud son los peligros cibernéticos, como el ciber bullying, la pornografía, la sexo-extorsión, las estafas, el robo de identidad.
Necesitaríamos un día o más para cada uno de estos temas, pero hagamos un resumen para tener tema en qué pensar.

Riesgos de la tecnología

  • Ciberacoso, o sea, ciberbullying (gente que se dedica a molestar y generar una audiencia con la que se quiere burlar de ti)
  • Adicción a la tecnología (la incapacidad para saber cuándo ha sido suficiente)
  • Contenido obsceno y violento, (pornografía, sexo-extorsión)
  • Radicalización (gente que genera una audiencia que inflama sentimientos de odio racial o político)
  • Estafas (solicitarte dinero con engaños, extorsión)
  • Robo de datos, robo de tu identidad (pueden pedir un préstamo a tu nombre, etc.)
Las cosas en internet cambian día a día; desafortunadamente la elaboración de una adecuada gobernanza y políticas para proteger a los niños va mucho más atrasada que los avances.
Por eso, los padres tenemos que tomar cartas en el asunto.
Para nosotros es fundamental equiparlos con inteligencia digital.
Antes conocíamos:
IQ = cociente intelectual
EQ = cociente de inteligencia emocional

Bienvenido el nuevo:
DQ = cociente de inteligencia digital

El cociente de inteligencia digital o “DQ” es el conjunto de habilidades sociales, emocionales y cognitivas que permiten a los individuos enfrentar los retos y adaptarse a las exigencias de la vida digital.
El Cociente de Inteligencia Digital, o DQ, se puede dividir en tres niveles:

Nivel 1: Ciudadanía digital

El más básico y el menos atendido. Es la capacidad de utilizar la tecnología y los medios digitales de manera segura, responsable y sabia, basado en valores humanos.

Nivel 2: Creatividad digital

La capacidad de creación de nuevos contenido y de convertir ideas en realidad mediante el uso de herramientas digitales.

Nivel 3: Emprendimiento digital

La capacidad de utilizar medios y tecnologías digitales para resolver desafíos globales o crear nuevas oportunidades de desarrollo.
Todos deberíamos comenzar por aprender ciudadanía digital, antes de tener acceso a redes, juegos, o dispositivos digitales; es la base de nuestra capacidad para usar la tecnología de manera responsable.

En la última parte de esta serie ¿Cómo ser buenos ciudadanos digitales?, hablaremos de las habilidades que nuestros hijos necesitan como ciudadanos digitales…