Nos queda claro; las redes sociales y las pantallas están aquí para quedarse… Y no es que seamos “anti-pantallas” radicales, sino que creemos que es importante aprender el “cómo sí”, en lugar de fomentar el “por qué no”.
Estamos ante un reto totalmente nuevo y estamos aprendiendo sobre la marcha.
El tema de hoy será sólo las redes sociales, pues el tema de las pantallas abarca otros más, como los videojuegos, los blogs, las noticias, los canales especiales, etc.
Entremos en materia, empezando por explicar el momento de desarrollo de los niños de entre 9 y 10 años.
Nos queda claro; las redes sociales y las pantallas están aquí para quedarse… Y no es que seamos “anti-pantallas” radicales, sino que creemos que es importante aprender el “cómo sí”, en lugar de fomentar el “por qué no”.
Esto lo que está haciendo es despertar un lado del ser humano que debe permanecer sin tocar hasta que llegue el momento indicado; es esa parte que se sabe diferente y que busca atraer a otro ser, pero de manera íntima, el despertar sexual. Esto es inconsciente, y claro que (no siempre) es lo que buscan los chicos de 9 a 12 o 13… pero queda un sentimiento de no ser adecuado si no soy “así”, si no tengo estos zapatos, este carro… Y la mercadotecnia está ahora siendo muy apoyada por los influencers, que realmente, están generando una serie de deseos y necesidades innecesarios… y provocando un despertar precoz, prematuro, de una etapa que debe llegar mucho más tarde, en la adolescencia.
Se distorsiona el concepto de sí mismo, pero también el concepto del mundo real, de los valores.

Sin embargo, hay muchos chicos, muy jóvenes aún, que ya están involucrados en redes sociales.

Por si fuera poco, no sólo es el aspecto psíquico de la influencia de las redes. El solo hecho de estar demasiado tiempo ante las pantallas, y por ejemplo con los videojuegos, también nos genera grandes problemas a nivel de radiación electromagnética, que interfieren con la propia energía de nuestro cuerpo.
La radiación externa nos genera BASTANTE RUIDO en nuestra propia radiación electromagnética humana.
Este campo energético que nutre nuestras células y nos protege del entorno queda mucho más vulnerable, y hay aparatos que pueden medir, por ejemplo, el efecto devastador sobre nuestro campo electromagnético después de una partida en playstation.

Tomado de una conferencia ofrecida por la Dra. Ana María Oliva, PhD en Biomedicina, experta en el estudio del electromagnetismo humano (energiahumana.es).

 

¿Qué hacer?

1. Informarnos

¿Sabes qué son las redes sociales, cuáles son las más populares y cómo funcionan?
Las redes sociales son sitios web y aplicaciones que permiten a las personas interactuar con otras, o crear y compartir contenidos. Las plataformas de redes sociales más populares entre los jóvenes son Snapchat, Instagram, TikTok, Facebook, Twitter, YouTube y Flickr.

Hay muchas formas diferentes de utilizar las redes sociales:

  • Perfiles en línea: La mayoría de los sitios de redes sociales requieren que los usuarios creen un perfil, que suele incluir un nombre, una dirección de correo electrónico, una fecha de nacimiento, intereses y una foto.
  • Amigos: Dependiendo de la herramienta, los usuarios “siguen” o “solicitan” ser amigos de personas que conocen, como compañeros de clase o familiares. También pueden utilizarla para encontrar nuevos amigos.
  • Mensajería/Chats: Uso de la mensajería instantánea a través de Internet o entre teléfonos inteligentes para enviar mensajes (por ejemplo, Facebook Messenger, iMessage, WhatsApp, Hangouts).
  • Muros: Los sitios de redes sociales permiten a las personas publicar o enviar mensajes de muchas maneras diferentes. En Facebook, por ejemplo, la información se publica en un “muro”. Dependiendo de la configuración de privacidad del usuario, algunos mensajes son visibles para el público, mientras que otros sólo pueden ser vistos por amigos o seguidores.
  • Compartir fotos y videos: Muchas redes sociales o aplicaciones permiten a los usuarios subir fotos y videos, o compartir videos en directo. Estos también pueden ser públicos o privados dependiendo de la configuración de privacidad.
  • Vlogs: Abreviatura de “videoblogs”, los vlogs son publicados regularmente en una plataforma de intercambio de videos (como YouTube) por personas llamadas “vloggers”. Los vloggers pueden llegar a tener un gran número de seguidores en Internet.
  • Unirse a grupos: Muchas aplicaciones permiten a los usuarios crear grupos. La gente se “une”, “le gusta” o “sigue” a los grupos para acceder a la información y mantener conversaciones con otros miembros.
  • Jugar juegos: Los niños y los adolescentes visitan sitios web para jugar, solos o con sus amigos. Algunas aplicaciones incluyen juegos de azar en línea gratuitos, y muchas incluyen promoción de productos o publicidad.
  • Citas en línea: Muchas aplicaciones o sitios web ayudan a extraños a encontrar conexiones románticas o sexuales en línea.

 

2. Mantener siempre una línea saludable de comunicación

Lo más importante de todo, siempre, es que tus hijos sientan que eres un lugar seguro, alguien en quien pueden confiar sin que los regañe, los sermonee, los juzgue. Alguien que entiende de la situación y que los va a defender y proteger incondicionalmente. No hay fórmulas mágicas; la conexión se cultiva con el tiempo, se finca pasando tiempo juntos, estando verdaderamente PRESENTE con tus hijos y no con el teléfono celular al lado. Se finca con la ESCUCHA activa y absoluta, y siendo un buen Jardinero, como define el maestro Kim John Payne nuestro rol en esta etapa de la vida. Un Jardinero es una autoridad bienamada; alguien que escucha, que conoce, y que protege su jardín tomando las decisiones necesarias.

 

3. Conoce a tu hijo o hija

Como padres, debemos ante todo saber leer a nuestros hijos, observar su comportamiento, conocerlos. Es importante notar cualquier cambio en su personalidad, en su confianza, si se vuelven reservados o irritables. Pueden ser señales de alarma el que ya pidan ropa o cosas que no van con su edad (solo porque todos los demás lo tienen), que las niñas estén sobre-preocupadas por su imagen personal… en cuanto a cuerpo, dieta, ejercicio; que estén deprimidos, enojados, o bien que no puedan dejar de tomar fotos y postearlas.
El poder de las redes sociales también significa que no es raro que los niños se conecten con personas que nunca han conocido en persona.
Si notas que tu hijo tiene problemas de este tipo, considera la posibilidad de poner límites y de sostener una conversación sobre el papel, los efectos y el uso correcto de las redes sociales.

Dentro de esta conversación, se recomiendan los siguientes pasos:

PASO1
Hacer una auditoría de las aplicaciones de tu hijo.
No tomes el teléfono de pronto y hagas un gran drama, pues puede resultar contraproducente. Es verdad que requieren su privacidad, pero cuando las cosas ya han llegado a un límite, es tu deber parental tomar acción, siempre procurando mantener las líneas de comunicación abiertas con los adolescentes y pre adolescentes
Ante todo, recuerda que tú debes siempre ser un espacio seguro para ellos.

PASO 2
Control parental del teléfono.
Infórmate de todas las aplicaciones que pueden instalarse en cada marca de teléfono para tener un control parental (que, para empezar, los chicos tan chicos no necesitan un teléfono inteligente, con conexión.)

PASO 3
Es importante que los padres se informen sobre las diferentes tecnologías que utilizan los niños para ayudarles a mantenerse seguros en línea, puesto que las redes sociales cambian constantemente, con la aparición de nuevas aplicaciones. [1]

¿Sabías que Tik Tok cuenta con una “Guía para Tik Tok para los Tutores”? En ella podrás aprender cómo tener tu cuenta paralela a la de tus hijos, limitar sus comentarios, recibir alertas, etc. Asimismo, existen apps que apoyan a los mismos usuarios en temas de riesgo tales como desórdenes de alimentación, Covid, bullying, etc. Facebook e Instagram también tienen protocolos específicos.
Sinceramente, tenemos una pésima opinión de Tik Tok, especialmente para jóvenes. Los y las jóvenes utilizan esta red básicamente para postear videos de baile, o bien para ver videos que postean otros. Pareciera ser que es un concurso de baile y vestimenta por demás provocativo y sensual, pero de mal gusto. Es de mal gusto tanto por el fondo como por la forma, y es absolutamente inapropiado para chicos y chicas de 9 a 13. Puede ser que en estas fechas ya empiece a tener algún contenido de valor para los adultos en ciertas áreas de actividades profesionales, de debate público, etc., pero para los niños y jóvenes, no sólo no existe valor alguno, sino que es francamente TÓXICO. Te invito a que te des una vuelta, en caso de que no lo conozcas, puesto que, como decía antes, hay que conocer al dragón para poder enfrentarlo.
De cualquier manera, aquí te compartimos la Guía de Tik Tok para tutores, en inglés y Seguridad Digital, un proyecto pionero de la Fundación ANAR en conjunto con TikTok para fomentar la alfabetización digital de los jóvenes, en español. Una de las novedades de este proyecto es que las sesiones, además de para adolescentes, estarán destinadas a profesores, padres y madres. La idea es que conozcan el funcionamiento, así como las opciones de seguridad de las plataformas digitales, como TikTok.
Por otro lado, ANAR pondrá en marcha acciones especiales para amplificar el mensaje y concienciar a los adolescentes a través de su canal de TikTok (@fundacionanar).
Seguiremos monitoreando su evolución, y le daremos el beneficio de la duda para el futuro, sabiendo de antemano que NO ES una red social positiva para pre-adolescentes ni adolescentes siquiera. Una vez más, date una vuelta y checa los contenidos por ti mismo.

También es importante que conozcas las aplicaciones Vault, que significa “caja fuerte”, y que se instalan en el teléfono justo para evitar que alguien entre con tu clave sin tu consentimiento. Si lo ves, no es un calendario ¡Si tratas de abrirlo, y te equivocas de clave, la aplicación tomará una foto tuya, y tu hijo sabrá que intentaste abrir su teléfono! :))

Los Vaults tienen su razón de ser. A veces son necesarios, sobre todo cuando los adolescentes comparten su teléfono con compañeros, y no quieren que vean sus mensajes, sus fotos, su cuenta de banco, etc. No estaría nada mal que los padres los usáramos también. [2] 

Acá te comparto la liga para encontrar la app de Vault para Android, en Google Play.

Y finalmente, te comparto la liga de un plan de la Academia Americana de Pediatría que parece interesante, al menos como una guía inicial, para entablar esta conversación con tus hijos con respecto a los controles de su uso de pantallas.

Ojalá que todos estos recursos te sean de gran utilidad.
No dejes de enviarnos cualquier comentario o nueva recomendación, pues estamos aprendiendo juntos.
Nos toca nutrir, y en estos tiempos, PROTEGER a nuestros niños.

[1] Kim John Payne, M. Ed., autor del libro El alma de la disciplina, de Editorial Pax, 2021, México

[2] Fundación ANAR: Ayuda para Niños y Adolescentes en Riesgo, en España y Perú