Queridos padres:

Ante los eventos mundiales y el inminente cierre de las escuelas, Kim John Payne ha enviado varios mensaje a los padres. Quisiera compartirlos con ustedes, junto con algunas ideas mías también, para que hagamos frente a estos tiempos que requieren tanto cuidado de nuestra parte.

Los niños pueden estar asustados o preocupados

Es importante asegurarles que ellos y su familia están a salvo. Podemos decirles algo así como: “Hay gente buena que está lista para ayudarnos, y que lo hacen muy bien; son doctores, son enfermeras, que trabajan muy duro para cuidarnos. Sí, hay una gripa muy fuerte que nos hace sentir muy mal, nos duele todo el cuerpo, la cabeza… y es importante que no nos contagiemos unos a otros. Por eso es bueno que por ahora no nos demos besos y abrazos”.

Déjales saber que ya ha pasado esto antes. Mientras más grandes, más información puedes darles. Importante decirles que tomamos el tratamiento y nos cuidamos y salimos adelante.

A los que preguntan (y sólo si preguntan) sobre la muerte, puedes decirle que “… Si, hay gente que ha muerto, porque morimos por diferentes razones; pero por ahora la gente que se enferma mucho de esto no son los jóvenes, y sobre todo, mucho menos los niños. Nos vamos a asegurar de que si nos enfermamos, iremos a ver a esos buenos doctores y nos van a ayudar a sanar.”

Ese mensaje no es mentira, pero es importante darles confianza, hacerles sentir su propia seguridad.

Si preguntan acerca de sus abuelos, que es muy frecuente entre niños de entre 5 y 10 años, sobre todo esos chicos entre 8 y 9 que tienen un fuerte despertar con respecto a la muerte, es bueno decirles: “Tus abuelos están cuidándose mucho; están haciendo todas las cosas que los doctores nos dicen que debemos hacer. Si hacen eso, su oportunidad de estar bien es muy buena.” Si lo preguntan, puedes repasar los protocolos que ya todos conocemos. Pero recalcamos que los abuelos son muy listos y están rodeados de gente que los ayuda a estar bien. Una vez más, no estás negando la verdad, pero no los asustas.

Aplica la sabiduría de la Co-regulación

Algo de suma importancia es que muchos papás están limitando su propia exposición a las noticias a una o dos veces al día. Esto es muy importante, porque si escuchamos algo que nos asusta, el cerebro produce un cóctel de hormonas que va a despertar la reacción de huye o lucha, o bien, de congelarnos. Esta ansiedad no nos ayuda, y menos a nuestros hijos. Y si oímos el mismo reporte o algo diferente, continuamente, se vuelve a detonar nuestra ansiedad, hasta que llega a un nivel que ya no podemos controlar. Los niños perciben esto; el tema aquí es que ellos nos necesitan a nosotros como su ancla, que estemos tan calmos y centrados como podamos estar. Joseph Chilton Pearce, un gran autor en temas de desarrollo infantil, dijo una vez que si separas una célula de un corazón, esta célula seguirá latiendo al mismo paso que antes; luego de un rato fibrila y expira.

Pero si tomas otra célula de otro corazón diferente y la acercas a la primera, la célula en fibrilación se va a recuperar y empezar a latir en unísono con la otra. Es una realidad hermosa, que explica el fenómeno de la co-regulación.

Cuando nuestros niños están ansiosos y preocupados porque mi escuela cerró, etc., podemos estar a su lado con una presencia y un corazón que late con tranquilidad, para que se incremente su sentido de seguridad y confianza. Es muy reconfortante decirles cosas como “Sí, esto es un poco diferente a lo de siempre, pero está bien, vamos a pasar por esto juntos, y lo vamos a pasar bien.”

Esto es en preparación para los tiempos que vienen. Aquí será muy importante, crucial, es que si podemos darles seguridad a nuestros niños y mantenernos nosotros tan “regulados” como sea posible, su comportamiento en casa será mucho más fácil de guiar; no estarán en un estado continuo de adrenalina, tratando de retarnos y generando problemas de comportamiento. ¡Vamos a estar pasando mucho tiempo juntos!
Así que podemos usar ese tiempo para co-regularnos, y en esta “tragedia”, el aspecto positivo es que nos ofrece una oportunidad para:

  • Conectarnos de manera profunda entre nosotros
  • Regular nuestras propias emociones
  • Bajar la cantidad de pantallas y radio que estamos escuchando (redúcelo a uno o dos momentos al día)

Si te das cuenta, lo más sano, como siempre, es simplificar.

Estamos en tiempos de tremenda transición.
Usa el poder de tu imaginación para crear una visión de algo mejor.

Sigamos unidos y fortaleciéndonos entre todos.

Con cariño,
Nora

P.D. En los próximos días estaré enviando ideas acerca de cómo podemos convivir mejor con nuestros niños en esta temporada que se avecina. Espero también recibir de ustedes sus preguntas y cómo los puedo apoyar mejor!  Extremen sus precauciones, por favor. Un abrazo virtual grande!