¡Ya están en casa!

Queridos padres:

Los niños se han despedido de su escuela. Todos están listos para pasar… bueno, una temporada en casa.
Pero, ¿cuánto tiempo será?

En México, las autoridades escolares han dicho que un mes; pero sabemos que en otros países se espera a los niños de regreso en septiembre.

Y no se trata de vacaciones; en el mejor de los casos, pueden tener cierta libertad, pero en general, la idea es que los niños y todos nosotros, nos quedemos tarde o temprano en confinamiento estricto dentro de nuestras casas por al menos 15 días.

¿Qué hacer con los niños en casa?

Muchos niños en todo el mundo están en sus casas, por esta crisis del coronavirus.

¿Cómo podemos hacer de este un tiempo positivo, bueno, con nuestros niños?

Si estás leyendo este blog, debes estar familiarizado con la importancia de la Crianza con Simplicidad, de Kim John Payne. Y aquí, una parte más de su mensaje:

La Crianza con Simplicidad te ayudará a que este tiempo sea más fácil y sobre todo, más significativo. Si has logrado que tu hijo esté más a tono con una vida tranquila, lo más seguro es que ya les has dado el regalo del ABURRIMIENTO, y ya están listos para transformarlo en creatividad, siempre y cuando tú no lo hayas tratado de llenar con clases extra, juego con amigos, etc., sino que ellos saben cómo auto-motivarse, encontrar algo nuevo qué hacer. Los niños estarán ya acostumbrados a poder estar en casa y crear, y no necesitar andar en la calle o ser entretenidos desde el exterior, ya sea por otra persona o con apretar un botón.

Para otras familias, están descubriendo que sus hijos están enloqueciendo porque NO saben estar consigo mismos, en su casa. Acostumbrados a una vida de velocidad, el ajuste a frenar toda la actividad repentinamente es muy fuerte. Pero los beneficios son enormes, cuando esto cubre a todo el mundo. No tenemos a dónde ir, para dónde voltear, literalmente!

Al darles tiempo de descompresión, sus niveles de ansiedad serán más bajos.

Cuando los niños pueden bajar el estrés de los excesos, se abre un espacio. Si no tienen este espacio disponible en su alma, entonces cualquier nuevo evento los hará derramar ansiedad y “mal” comportamiento.

Aún si solo has dado un pequeño paso hacia la Simplificación, ahora puedes considerar dar los demás. Ya no tenemos opción: realmente tendremos menos actividad, menos de todo. Por favor, incluye que haya menos pantallas, menos información.

Diles que esto va a ser una nueva modalidad, aunque sea temporal.

Mientras puedas salir a tomar aire libre, hazlo. Si tienes un jardín en tu casa, aprovéchalo al máximo. Ya hablaremos de cómo estructurar el día en nuestro siguiente mensaje.

Usa este tiempo para “escombrar”: para arreglar cajones, clósets, cocinas, garages, y sobre todo, el cuarto de los niños. Libros, juguetes, ropa, zapatos… Eso les va a dar una mayor tranquilidad. No sabemos cuánto tiempo pueda tomar esto, pero no serán un par de semanas. Qué mejor que darles un lugar más espacioso, en donde se sientan en expansión en lugar de sentirse abrumados por los excesos. El mundo está, digamos, oprimiéndonos con estas medidas. Por eso más que nunca, los niños necesitan espacio y orden, algo que balancee el caos que se siente afuera. Esto no es cualquier cosa; tener espacio y orden, un ambiente un poco más “Zen”, nos da a todos, pero sobre todo a los niños, la señal profundamente neurológica de que TODO ESTÁ BIEN, todo está en orden. Mis papás ordenaron esta casa, de manera que se siente que todo está bien. No hay nada como un espacio simple para que ellos sientan y tengan el campo visual de que todo está bien.

Si van a estar en casa por varias semanas, simplifica el ambiente y crea una “biblioteca de juguetes”, donde guardamos una parte y los cambiamos después de un cierto tiempo.

Cuando tienen menos juguetes, juegan mejor!

Cuando tienen juguetes simples, cajas de cartón, disfraces simples… su creatividad aumenta.

Tienen espacio.

Esos juguetes tienen muchas más posibilidades que los que no tienen más que una función.

Así pueden realmente crear y eso es parte de su desarrollo cerebral, que les enseña a colaborar. No podemos crear sin colaboración. Serán más fáciles también las relaciones entre los niños.

Lo importante aquí es: que puedan sentir y ver que todo está bien.
No solo estamos pensando en “pasar el tiempo” o entretenerlos. Buscamos también darles paz en su corazón.

Y como adultos, el ejercicio de hoy es: aprovecha para usar el poder de tu imaginación para crear una visión de algo mejor. Estos tiempos nos traen grandes lecciones. Recuerda: Visualiza — Simplifica.

Mañana hablaremos de otro importante tema, la clave para darles seguridad a nuestros niños: el ritmo.

P.D. ¿No estás familiarizado con Simplicity Parenting, Crianza con Simplicidad? No te lo pierdas! Suscríbete a mi Newsletter para poder avisarte cuándo volveremos a dar este taller, que tal vez será en línea!