La calidez es quizás uno de los mejores regalos que podemos darles a nuestros niños.

No solo la calidez de nuestro amor, sino también mantener la calidez de su cuerpo físico. Los niños están desarrollando su cuerpo, especialmente en los primeros 7 años de vida. Aunque haga frío, siempre vas a sentir “calientito” a un bebé y un niño pequeño, porque su metabolismo está muy activo. Por ello, de nada sirve corroborar si tienen frío sintiendo su piel; la regla de oro es: tápalos.

Nada me da más ansiedad que ver a un bebé en otoño sin calcetines colgando de una cangurera en el super!

Pero, ¿por qué?

Los niños requieren mucha energía para su trabajo principal: crecer.

Si no los tapamos, necesitan desviar parte de esa energía de crecimiento en calentar su cuerpo. Esta misma energía se podría utilizar para desarrollar sus cerebros, corazones, hígados, etc. Además, al enfriarnos se bajan nuestras defensas. Todos sabemos que por eso se llaman “resfríos”, pues somos más susceptibles a los gérmenes y virus cuando estamos mojados y fríos. Hay menos energía también para luchar contra las infecciones.

¿Cómo lo hago?

Sabemos que los niños no siempre están conectados con las necesidades de su cuerpo, sobre todo cuando están concentrados en su juego. A veces cuando están en el arenero o en los columpios, no se dan cuenta de que tienen hambre, frío o ganas de ir al baño, hasta que es demasiado tarde, porque viven en el momento.

A muchos les estorba el suéter o el abrigo, y se niegan a usarlo. Para muchos no es costumbre taparse. Mi sobrino de 4 años, que vive en la playa, vino a Lake Tahoe en el invierno, y el primer día se salió descalzo a la nieve!

¿Ideas?

Como regla general, procura que su ropa sea de fibras naturales. El poliéster, los acrílicos no dejan respirar a la piel; te mueres de calor y si sudas, te vas a enfriar más.
Nada como el algodón, la seda, la lana, según de lo que se trate, sobre todo la primera capa junto a su piel.

  • Ropa cómoda: ni apretada, ni demasiado grande, que permita el movimiento.
  • Ropa sencilla: de poner y quitar, que sea fácil de lavar y mantener.

Claro que hay que adaptarse al clima local: andar descalzos sobre el pasto es muy sano, pero andar descalzos en un piso frío en invierno no lo es.

Bebés e infantes: procura que siempre tengan los pies y de preferencia la cabeza, cubiertos, sobre todo si duermen a la intemperie. Si no es por el aire, es por el sol, y mientras más pequeños más vulnerables son. Es un mito que si los dejas descalzos se van a hacer más fuertes contra las enfermedades; todo lo contrario! Para fortalecerse necesitan protección.

Nunca está de más llevar una capa extra de protección cuando salgas. Esto aplica para chicos y grandes!

¡Nada como una mamá o un papá que con un par de calcetines secos, puede salvar la tarde!


Deprecated: md5(): Passing null to parameter #1 ($string) of type string is deprecated in /home/eleaxwwl/subdominios/blog.noralhidalgo.com/wp-content/mu-plugins/endurance-page-cache.php on line 763