Hoy en día se requiere un doctorado en química de alimentos para conocer todos los ingredientes artificiales con los que literalmente “se fabrican” los alimentos procesados. De los componentes naturales originales no queda mucho, después de que se les somete a diversos procesos de extracción física y química. Y para compensar por la pérdida de sabor, con el fin de hacerlos más atractivos, y para extender su vida de anaquel, se han diseñado diversos aditivos, colorantes, saborizantes (aunque digan “naturales”) que inteligentemente y a través de su uso prolongado, engañan a los sentidos.

Glutamato Monosódico/ Extracto de Levadura

Este es un potenciador de sabor, y se le relaciona con la comida china como el famoso Aji-no-Moto. No solo se le utiliza en la comida china, sino que se encuentra en un sinnúmero de productos procesados que van desde comidas congeladas y aderezos para ensaladas, hasta papas fritas y ablandador de carnes. Como buen potenciador de sabor, no solo es adictivo, sino que se le denomina como una excitotoxina, lo que significa que excita en exceso a las células nerviosas, al grado que éstas pueden morir. Esto no sucede a todas las personas; hay quienes son más sensibles que otros. Sin embargo, su efeco acumulativo es igual de dañino en todos los casos.
Yo nunca había visto una reacción violenta al GMS, hasta que hace poco, en un largo vuelo a Hong Kong, de pronto mi compañera de viaje empezó a tener un tremendo dolor de cabeza y luego de estómago, que la tuvieron vomitando en el baño por el resto de las 7 horas de vuelo y más allá!
¿La razón? La sopa Ramen que nos sirvieron como tentempié. Ella sabía de su sensibilidad al GMS, pero se olvidó totalmente. Su cuerpo se lo recordó sin duda alguna.
La lista de las reacciones a los aditivos puede variar de persona a persona. Sin embargo, lo síntomas más comunes son los siguientes:
El GMS puede causar:

  • dolores agudos de cabeza
  • problemas musculares
  • problemas digestivos (síndrome de colon irritable)
  • mutaciones en el ADN
¡Cuidado!
No siempre se le llama Glutamato Monosódico o GMS en las etiquetas. Algunos otros nombres comunes suenan muy sanos e inocuos (bienvenida la proteína vegetal hidrolizada!), pero es “la misma gata” (sin ofender a las gatitas!). Estos nombres pueden incluir (pero no se limitan a) los siguientes:
Glutamato monosódico

  • Extracto de levadura
  • Potenciador de sabor
  • Proteína vegetal hidrolizada
  • Levadura autolisada
  • Extracto de proteína vegetal
  • Proteína vegetal hidrolizada (PVH)
  • Proteína texturizada
  • Extracto de proteína vegetal
  • Levadura autolisada
  • Saborizante natural (Sí! No tienen obligación de especificarlo!)
Alimentos comunes que contienen glutamato monosódico (GMS)

  • Sopas Ramen
  • Consomés y Sazonadores en polvo o de cubito (Knorr Suiza, Maggi, etc.)
  • Papas fritas
  • Aderezos
  • Embutidos (salamis, etc)
  • Comida rápida
  • Productos de soya

Derivados del Petróleo: Aceite mineral, colorantes y saborizantes

No necesito explicarte por qué “no es conveniente” ingerir petróleo, verdad?

Sorprendentemente, el aceite mineral (derivado del petróleo) en forma de un compuesto llamado BPA, se utiliza para recubrimiento de latas. Aunque existe controversia respecto a su seguridad para la salud, yo prefiero evitarlo y no decir luego: “Uf, mira lo que me ha pasado, y eso que yo ya lo sabía desde hace 10 años…”

El BHT (Hidroxitolueno butilado, por sus siglas en inglés) puede potencialmente inhibir las hormonas masculinas y crear un desorden hormonal en general, al igual que afectar al hígado y los riñones.
¿En dónde se encuentran?

  • Cereales en caja, especialmente de colores brillantes
  • Galletas saladas
  • Recubrimientos de latas
  • Dulces (especialmente gomitas)
  • Bebidas de sabores
  • Panes y galletas empacadas
  • Alimentos “divertidos” para niños, de colores brillantes

Tartrazina/ Amarillo 5

La Tartrazina o Amarillo 5 es el colorante alimenticio más conocido y uno de los más frecuentemente empleados. Se le ha investigado por su probable papel en empeorar las condiciones del asma. Por supuesto que si la investigación la paga la industria alimentaria, te dirán que esto “sólo afecta a quienes tienen una alta sensibilidad a la tartrazina”…
¡Ojo! Esto te dirán siempre que trates de investigar cualquier aditivo.
Es una manera de defenderse, sin negarlo. Si nos conformamos con su respuesta, les estamos permitiendo usarnos, les estamos pagando para enfermarnos!
La realidad es que lo que no es natural, tendrá un camino diferente en nuestro metabolismo. En ciertas personas los efectos serán más obvios y aparecerán más pronto que en otras, pero el efecto acumulativo no se hace esperar, en todos. Se han hecho estudios que demuestran cómo los colorantes, y en especial la tartrazina, generan hipersensibilidad, pues atacan al sistema inmune, y además afectan negativamente el aprendizaje y la memoria.
¿Qué alimentos contienen colorante Amarillo 5 o Tartrazina?

  • Alimentos sabor queso
  • Alimentos chatarra y dulces
  • Chips con tonos amarillos y anaranjados (todos)
  • Casi todas las tostadas (las horneadas no)
  • Vitaminas
  • Bebidas (de esas amarillísimas o anaranjadas
  • Productos de cuidado personal (shampoos, jabones, etc.)

Allura / Rojo 40

Otro de los colorantes más empleados.

Se ha demostrado que puede ser carcinogénico y afectar el desempeño del sistema nervioso, la capacidad de atención y el aprendizaje.

¿Para qué arriesgarnos?

Lo encontrarás en todo lo que sea rojo/rosado:

  • Bebidas
  • Dulces
  • Cereales
  • Productos horneados
  • Postres
  • Yoghurts
  • Condimentos (catsup)

Jarabe de Maíz de Alta Fructosa

¿Qué es?

Es un producto extraído del maíz que ha sido procesado para convertir sus azúcares en fructosa, de manera que se incrementa su dulzor, es más estable y más barato que el azúcar regular.

¿Qué produce?

  • Está directamente relacionado con la aparición de diabetes II en los países en los que se consumen altas cantidades de refrescos
  • Obesidad
  • Daño a los riñones
  • Enfermedades cardiovasculares
¿En dónde se encuentra?

En todo lo que sea un producto procesado dulce, e incluso en otros productos sorpresa:

  • Pan de caja (el 90% de las marcas y tipos de panes)
  • Refrescos
  • Dulces
  • Pan dulce industrial
  • Yoghurts
  • Chocolates
  • Cereales
  • Catsup
  • Algunas mayonesas
  • Aderezos para ensaladas
  • Salsas para cocinar, tipo barbecue
  • Saborizantes

¿Qué podemos hacer?

Sé que es mucho para absorber en una sentada.

Empieza por hacer pequeños cambios factibles.

Fíjate en lo que impacte más en tu compras cotidianas; pregúntate: ¿qué es lo que más consume tu familia? y busca una alternativa un poco más sana. Quizás la misma marca ofrece un producto más “orgánico” y natural.

Posiblemente parezca más caro, pero te garantizo que a largo plazo, será más barato que el hospital o los medicamentos.

Puedes hacer lo siguiente, no como una lista en orden de prioridad, sino como un menú, del cual tú seleccionas lo que mejor te acomode:

  • Evita los procesados dentro de lo posible; busca sustitutos más sanos
  • Evita los productos con colorantes
  • Limita el consumo de procesados dulces
  • Si compras latas, fíjate que sean libres de BPA (si es que es posible)
  • Busca tiendas que manejen productos saludables
  • Cocina más en casa, utilizando menos productos y saborizantes procesados
Y recuerda: cualquier cambio, por pequeño que éste sea, tu cuerpo lo va a agradecer.