El azúcar refinada fue aislada originalmente de la caña de azúcar en la India, y fue traída a Occidente vía Francia. Cuando llegó a París, los científicos se dieron cuenta de que era un polvo altamente adictivo y que causaba gran ansiedad y un estado exaltado de alerta. Lo consideraron veneno, y lo guardaron bajo llave. Sin embargo, ese polvo blanco significaría algo que no se tenía previsto: un ingrediente que haría todos los alimentos más deleitables, y por consecuencia, una enorme oportunidad de negocio. Empezó a surgir así la industria del azúcar y con ella su sombra: la esclavitud de la raza negra para trabajar en las plantaciones.
Pero eso es tema de todo un artículo aparte.
Lo que hoy queremos es desenmascarar ese veneno que parece tan inocente y “dulce”. El azúcar refinada se disfraza de muchas maneras. Tiene la cualidad de tomar diferentes personalidades, pero no es más que lo mismo: una tremenda cascada de calorías vacías, una sustancia adictiva, que modifica y destruye nuestra salud cerebral.
Busca estos nombres y sabrás que estás consumiendo azúcar refinada.
Al final de este escrito encontrarás azúcares naturales, más saludables.
EVITA por todo los medios el JMAF (jarabe de maíz de alta fructosa) y el AGAVE (*)

Cantidad aceptable de azúcares por día:

Mujeres: 6 cucharaditas (25g)

Hombres: 9 cucharaditas (38g)

Niños: 3-6 cucharaditas (12-25g)

4 gramos = 1 cucharadita de azúcar
(Nota: un refresco de 600 ml contiene 17 cucharaditas de azúcar)

He aquí la lista de +- 50 nombres del azúcar:
  • JMAF, jarabe de maíz de alta fructosa (presente en innumerables productos)
  • Agave (está todavía en todas las recetas “saludables”; solo sustitúyelo)
  • Malta de cebada
  • Jarabe de malta 
  • Remolacha
  • Azúcar morena
  • Jugo de caña
  • Cristales de jugo de caña 
  • Azúcar de caña
  • Caramelo
  • Jarabe de algarrobo 
  • Azúcar glass
  • Azúcar para repostería
  • Endulzante de maíz
  • Jarabe de maíz
  • Sólidos de jarabe de maíz
  • Jugo de caña deshidratado 
  • Dextrina
  • Dextrosa
  • Jugo de caña evaporado
  • Azúcares morenas de libre flujo
  • Fructosa
  • Jugo de fruta 
  • Concentrado de frutas 
  • Glucosa
  • Sólidos de glucosa
  • Azúcar de uva 
  • Edulcorante
  • Azúcar invertido
  • Jarabe de malta
  • Maltodextrina
  • Maltosa
  • Manosa
  • Mascabado
  • Panocha 
  • Azúcar en polvo
  • Azúcar crudo
  • Azúcar refinada
  • Jarabe de arroz
  • Sacarosa
  • Jarabe de sorgo
  • Fructosa
  • Azúcar granulada
  • Sorgo dulce
  • Sirope
  • Turbinado 
  • Azúcar de remolacha
  • Azúcar cristal
  • Azúcar miel 

Mejores alternativas

  • Azúcar de dátil
  • Azúcar de coco
  • Azúcar de palma
  • Dátiles
  • Estevia (cuida mucho que sea lo más pura posible!)
  • Eritritol
  • Jarabe de arroz integral (brown rice syrup)
  • Melaza
  • Miel de abeja (pero no hornear con ella, ni calentarla)
  • Miel de maple
  • Néctar de coco
  • Yacon

¡CUIDADO con los azúcares agregados!

La mayoría de los alimentos procesados tienden a contener en su fórmula una cantidad exagerada de AZÚCAR AGREGADA. Recientemente acaban de regular la declaración de la cantidad en gramos de azúcar añadida en las etiquetas. Esto hará una enorme diferencia en la manera en que se expresan los ingredientes de estos alimentos.
Incluso los alimentos “saludables” pueden ser altos en azúcares.
Debido a su contenido de 11 cucharaditas (46.2 gramos) de azúcar añadida, un refresco de 12-onzas (360 ml) ya excede las recomendaciones máximas de la Asociación Americana para el Corazón (AHA por sus siglas en inglés).  Pero el azúcar no está solo en las bebidas como refrescos, bebidas deportivas, jugos de frutas, etc. y los panes dulces que nos venden en el super. Revisa la cantidad de azúcares en alimentos “sanos”, como:
  •  Yogurt de frutas, que en ciertos casos puede contener hasta 7 cucharaditas (29 gramos) de azúcar por porción
  • Una barra de desayuno de “fruta real” y “granos integrales” contiene 15 gramos de azúcar (casi 4 cucharaditas)
  • Una taza de cereal de salvado con pasitas, en una caja que anuncia que “no contiene jarabe de maíz de alta fructosa”, contiene 20 g (5 cditas) de azúcar por porción
  • Un producto de jugo de arándano/granada contiene 30 gramos de azúcar por vaso de 8 onzas. Parte de esta azúcar es natural, pero parte es añadida.

En conclusión

El azúcar es una sustancia artificial altamente adictiva. Por décadas hemos creído que es inofensiva, cuando en realidad juega un papel decisivo en la manera en que nuestro cuerpo procesa las grasas, en la secreción y utilización de hormonas, y en el mantenimiento de nuestra energía. Se le utiliza como aditivo por excelencia en una enorme cantidad de alimentos industrializados. Los excesos modernos han generado toda una serie de enfermedades crónicas degenerativas que se sospecha tienen su origen en el desbalance que origina el exceso de azúcar.
Los carbohidratos son buenos. Son la esencia de la energía del sol, llevada delicadamente hasta el interior de nuestras células. Nos generan alegría. Nos proporcionan energía para que nuestro cerebro funcione, para que el corazón lata y que nuestros músculos funcionen. Además nos proporcionan fibra para regular nuestro tracto digestivo.
Existen opciones saludables, pero debido a que el sabor dulce genera gran placer y confort, hay que tener cuidado en balancear nuestras necesidades físicas y emocionales. Cuando equilibramos nuestra azúcar, nuestro delicado sistema endócrino puede empezar a funcionar en armonía. Cuando tu paladar recupera el gusto, hasta comer una zanahoria se vuelve un placer!
(*) El problema con el agave es su alto porcentaje de fructosa, un azúcar que es difícil de procesar para el hígado y que puede generar problemas si lo dejamos acumular. La cuestión es que el agave se ha popularizado, gracias a todo el marketing que se le ha dedicado.