Hemos hablado acerca de la importancia de pasar tiempo juntos con nuestros hijos haciendo algo práctico; nada como hornear o cocinar. Así podrán degustar el fruto de su trabajo inmediatamente.
Hornear es algo que a muchos nos gusta y a otros les espanta, sobre todo por lavar los trastes sucios. Pero te puedo decir que no hay gozo más grande para los niños que comerse algo delicioso que ellos hicieron contigo. Además, puedes ir lavando con ellos, según la edad, y al participar van a agradecer ese esfuerzo cada vez más cuando hagan galletas.
Hoy te invito a que pruebes esta rica y sencilla receta de galletas (no muy “saludable”, pero tampoco tremendamente azucarada) que puede servir para hacer un regalo a tus familiares, amigos y maestros para el 14 de febrero. ¿Qué mejor muestra de amor que dedicarle unas galletitas a tus seres queridos? ¡Se nota el cariño en el tiempo que les dedicaste!
Al vivir en Estados Unidos, me sorprendió mucho descubrir que allá les llaman a estas galletitas “Galletas mexicanas de bodas”, cuando yo las conocía simplemente como bolitas de nuez. Emocionada de encontrarlas, las compré, y cuál no sería mi sorpresa al descubrir la exagerada cantidad de grasa y azúcar que tenían. El sabor nada tenía que ver con aquellas delicias de mi infancia. Así que saqué una receta del baúl y salieron tan ricas que ahora creo que debí haber iniciado un negocio de galletas ahí mismo 🙂
Hoy te la comparto aquí, para que pases un rato muy agradable con estas galletas facilísimas, que además pueden formarlas los niños con sus manos y siempre quedan fabulosas. Dice la receta que duran una semana, pero no es cierto: ¡se acaban a los dos días!

Bolitas de nuez

Rinde: 48 galletitas.

Ingredientes

  • 1 taza mantequilla (una barra de 225 gr) a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas vainilla
  • 1/4 taza azúcar
  • 1 taza nuez (170gr) picada, pecana o de Castilla (se mide ya picada)
  • 2 tazas harina (250gr) cernida
  • 1 taza azúcar glass (o menos) para espolvorear

Procedimiento

1.- Usando el aditamento para pan (el plano, no el de globo) batir la mantequilla en la batidora eléctrica hasta que se acreme (se esponja y cambia de color a más claro).
2.- Agregar el azúcar, poco a poco, y luego la vainilla.
Ahora puedes bajar la velocidad y agregar la nuez picada, y luego la harina poco a poco.
3.- Hacer bolitas con la mano y colocarlas en dos charolas estándar ligeramente engrasadas. Para engrasar puedes usar mantequilla, o bien aceite de coco. Hornea a 180ºC (350ºF) por 20 minutos o hasta que estén doraditas de abajo. Se siguen viendo blancas por encima.
4.- No las muevas de la charola; al enfriar, espolvorea ahí mismo con azúcar glass, usando un cernidor o una coladera fina. Si las quieres completamente cubiertas, las puedes revolcar en el azúcar glass mientras están todavía tibias.
Según el clima, se conservan a temperatura ambiente por unos 5 días, o las puedes refrigerar hasta por 2 semanas.