¿Un helado super saludable? Sí, y sin azúcar añadida y con un solo ingrediente
Ideal para niños y para tus reuniones con tus amigos veganos, sin gluten, ¡sin lácteos y sin azúcar extra!
Sirve este postre delicioso, saludable, rápido y de bajo costo sin ningún remordimiento.
El plátano es conocido en el mundo de los smoothies porque agrega cremosidad y tersura, gracias a su alto contenido de pectina.
No es de sorprender que le hemos encontrado otro uso; ¡si lo congelas, puedes hacer helado!
Sigue estas sencillísimas instrucciones:

Helado de plátano

Porciones: 2, como una taza
Tiempo de preparación: 3 horas

Instrucciones

Selecciona con un plátano maduro y quítale la cáscara.
Córtalo en rodajas o pedazos uniformes.
Puedes congelarlo en una bolsa de ZIp-loc, por al menos 2 horas, pero idealmente de un día para el otro.
Ya congelado, pásalo por un procesador de alimentos o una licuadora de alta velocidad. Un Nutribullet funciona bien.
Pulsa y suelta; baja el plátano de las paredes y vuelve a pulsar.
Repite este procedimiento unas 4 a 5 veces, hasta que todos los fragmentos de plátano se hayan licuado y tengan una textura cremosa. Bate por unos segundos más para airearlo.
Si vas a añadir algún ingrediente, este es el momento.

Pásalo a un recipiente y congelarlo hasta que esté sólido.

Pasar a un recipiente hermético y congelar hasta que esté sólido.

Para aumentar la cantidad, asegúrate que tu procesador de alimentos sea lo suficientemente grande y potente.

Y… ¿qué le puedes agregar?

Ya que lo has probado una vez, querrás experimentar adicionando ¡sabores saludables!
Aquí te paso algunas ideas:
  • Fresas o moras batidas con el plátano
  • Nueces, almendras o coco rallado como “topping”
  • Una cucharada de polvo de cacao natural
  • Un poco de canela, cardamomo o jengibre